lunes, 12 de enero de 2015

2-0-1-5

Me he vuelto más tranquila y hay algo suave en mí que impregna mis sentidos. Y sigo viva.
(Claro, no está escribiendo mi espíritu, precisamente, aunque sería mucho más interesante, ¿no?)

Podría afirmar que mis pequeños problemas de salud me están transformando en una persona sabia que valora hasta los 30° C que le impiden salir de casa... 
Pero no, me horrorizaría descubrir que cambié tanto; al menos, debo quejarme de algo una vez al día, gruñir de rabia, porque necesito descanso. No puedo ir corriendo toda la vida con una sonrisa gigante y poner la otra mejilla.
De lo que si estoy muy segura es que dejó de importarme lo que piensen de mí en casa. Ante los ojos de todas las personas que me rodean hay versiones de mí que ni siquiera se acercan a la realidad y desde que tengo memoria, me ha hecho mal que esos distintos yo salgan de la boca de mis cercanos. 
Sí, selecciono a las personas que quiero con pinzas, pero sólo porque no necesito otras decepciones ni malsabores, ¿eso es malo?
Porque aun cambiando de año, lo importante sigue vivo, no sólo mi sutil ironía y yo.

martes, 4 de marzo de 2014

Razón de ser



Descubrir cosas nuevas de uno no deja de sorprender. He viajado en mas de un sentido y puedo afirmar que estaba un poco equivocada frente a la forma de relación social. Me he hecho a un lado siendo espectadora, analizando, juzgando de acuerdo a lo que mas me convenía, pero ni una sola vez me dediqué a participar.

La vida siguió su curso impasible, pero afortunadamente, todos evolucionamos. 
No puedo afirmar que soy increíblemente sociable, no. Que sea extrovertida es algo distinto, porque solo lo soy con las personas cercanas, pero ahora la carga que llevaba en mis hombros es tan ligera y se hace cada vez más lejana.

Algunos se despiden de su infancia mucho antes de lo que corresponde, como yo hice. Mi coraza fue un buen hogar, cómodo, tranquilo, sin mucho movimiento, y tan vacío. Ahora que decidí expresar mis sentimientos y no mis pensamientos, porque son dos cosas muy distintas, soy mas feliz, mas libre.

Puedo afirmar que sólo soy sólo un ser dentro de los que habitan el planeta. 
Sin embargo, haré que cuente, que importe y que se note mi presencia en este mundo; no por mis logros, sino por mi bondad, por mi alegría de vivir y porque entiendo que la vida se vive mejor siendo amables los unos con los otros.

Es un día nublado acá, y estoy sola en el trabajo. 
Sólo quería salvar mis pensamientos.
Hasta la próxima entrada.

miércoles, 19 de febrero de 2014

Arte y sentimiento

¿Sabe, Mae? Desde pequeña me he preciado de poseer una inteligencia emocional muy grande y vaya que fallé haciendo un comentario tan vacío y poco digno de una muchacha sensible y artista como yo.
Afortunadamente, pude leer su comentario y me reivindicaré, o eso espero.

Hace un largo tiempo publiqué un poema de Rosa Chacel, y mencioné a su esposo de paso en mi afán de prescindir del "marido de..." Vaya error, pero como nunca es tarde, dejaré algo de su biografía. No sólo es el nombre de una calle, no.

Como sabrán los que lleguen a mi blog por su nombre, este señor fue un pintor español, nacido en  Oliva de la Frontera, Badajoz, en el año 1896.

Es becado por el Ayuntamiento de su pueblo  para estudiar en la Escuela de Artes y Oficios, dónde será alumno de Adelardo Covarsí.

Entre 1915 y 1921, consigue diversas becas,  partiendo por la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde cursa estudios; siguiendo a otra, como paisajista en el Monasterio del Paular y finalizando, con una beca en la Academia Española en Roma. Antes de emprender viaje, se casa con la escritora Rosa Chacel. En Roma pinta diversos cuadros, entre los que cabe mencionar: Laguna de Verano, Tejar de Invierno. En dicha ciudad, adquiere los tintes del realismo Mágico, y se convierte en uno de los tantos representantes de éste movimiento. 

Con su obra: "Paisaje de Normandía", obtiene, en 1932, su primera medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes.

Al año siguiente es nombrado subdirector del Museo de Arte Moderno y asimismo ocupa el cargo de presidente de la Junta de Defensa del Tesoro Artístico Nacional.

En tiempos de la guerra civil española, ayudó a resguardar diversas obras de arte, procedentes del Museo del Prado, palacios madrileños, conventos, que serían enviadas a Ginebra, al Palacio de la Sociedad de Naciones. Es fundamental su labor, en la que arriesga su vida por proteger el arte español. 

En 1940, se ve exiliado e instalado en Brasil.

En el año 1974, viaja a España para la inauguración de una Exposición de su obra mas reciente; luego de ésto, pretende de forma definitiva regresar a su tierra, pero muere en 1977, en Río de Janeiro, a la edad de 81 años.


En 1980, su esposa, Rosa Chacel escribe su Biografía, de dónde se extrae: 

"Dentro de pocos años preguntarán tal vez a su maestro quién es ese Timoteo Pérez Rubio de la placa. El que, según su mujer y biógrafa, todo lo que supo lo aprendió por su cuenta, por sus lecturas y con su vida."

Cabe mencionar que se celebra el concurso de pintura: TIMOTEO PÉREZ RUBIO. En Diciembre pasado (del 2 al 31),  por medio de la AUPEX, se expusieron diversas obras que han salido de las diferentes ediciones del concurso. 
El ganador del año pasado fue: Eugenio Ocaña, por su obra: "After", dejo la imagen a continuación:




Hasta la próxima entrada, que espero no sea escrita por un sentimiento que me cause bochorno sino porque está destinada a mantener la vida del arte.

martes, 18 de febrero de 2014

La amargura te abandona sin aviso


Dicen que el amor lo cambia todo... 

Partiré señalando que es algo de lo que me he reído hasta la saciedad, pero así como pude escupir con valentía hacia el cielo, ahora me encuentro sentada sin idea de cual de los caminos que tomé me llevó a sentir de este modo. Y además, como fue que no noté que mis emociones por mi querido amigo se transformaron.

A todos les ha pasado, ya lo sé, lo que me aturde es que soy yo... la chica sin sentimientos y fría como iceberg.

Lo mejor es que, siendo reticente a revelar mis emociones en lo diario, pude decirle lo que siento. Y verán, no fue una forma romántica, avergonzada, sino a mi estilo, o sea, salió de la nada, de forma bruta, sin consideración alguna, digno de una tsundere (para los que no saben, es el tipo de personalidad brusca, borde, como dicen los españoles, pero buena en el fondo).

Este último tiempo he madurado a montones y la historia, cada vez más indulgente, me enseña que no es tarde para dar un paso gigante ni para querer ser una mejor persona, íntegra, que olvida su amargura y desconfianza, dejando atrás sus recuerdos, a la gente que la hirió, que fingió ser su amiga y no lo fue.

Hoy doy paso a una mujer más feliz, que disfruta el despertar y el haber conseguido amigos tan valiosos, que cada día me enseñan una nueva lección y la de hace unas semanas fue, parafraseando:

"Tu derecho de amar también es el derecho de otro a hacerlo"

Y por último, me afirmo a las palabras de Erich Fromm, que aparecen en su libro: "El arte de amar":

"Amor consiste fundamentalmente en ser amado, y no en amar, no en la  

propia capacidad de amar..." 

Saludos desde... no puedo poner dónde estoy...