viernes, 1 de junio de 2012

Rosa en Flor - Capítulo I: "Volver a casa"

Debe ser el pedido más dulce que he recibido para hacer una traducción.
Y como uno de mis intereses es difundir la buena lectura, esta vez se trata de algo especial para mí.

No digo que siga siendo una Jo y creo que poco a poco voy... Sí, ¡lo soy aun! jajaja

Louisa May Alcott fue una de mis autoras predilectas en mi infancia, sobre todo, en esta gris época otoñal-invernal. Así que es un agrado, desde el otro lado de la cordillera, dedicarle esta traducción a la pequeña Nadir, que ansía saber que sucede en la historia de los 8 primos cuando crecen.

Espero que sean de su agrado cada uno de estos 22 capítulos que le dejaré de ahora en adelante y le envío mis afectuosos saludos ^^ 


Capítulo I

Volver a casa

Tres jóvenes estaban juntos en un muelle en un brillante día de octubre esperando la llegada de un barco con una impaciencia que encontró un choque en las animadas  escaramuzas de un pequeño muchacho, que invadió las instalaciones, como un fuego fatuo que ofrecía mucha diversión a los otros grupos reunidos allí.

-Ellos son los Campbell, a la espera de su prima, que ha estado en el extranjero durante varios años con su tío, el doctor- susurró una señora a otra, mientras el más hermoso de los hombres jóvenes se tocaba el sombrero a su paso, arrastrando al niño, a quien había rescatado de una expedición un  poco más abajo entre las pilas.

-¿Quién es ese?- preguntó el desconocido.

-El príncipe Charlie,  le llaman un buen muchacho, el más prometedor de los siete, pero un poco rápido, dice la gente- respondió el primer orador con un movimiento de cabeza.

-¿Los otros  son sus hermanos?

-No, primos. El más viejo es Archie, un joven ejemplar. Él acaba de entrar en los negocios con su tío el comerciante y será una honra para su familia. El otro, con las gafas y  sin los guantes  es Mac, el extraño, ¿quién acaba de salir de la universidad?

-¿Y el niño?

-Oh, él es Jamie, el hermano menor de Archibald, y la mascota de la familia entera. Piedad sobre nosotros, ¿qué sería de ellos en caso de no aferrarse a él?

La charla de las señoras acabó repentinamente allí, porque en el momento en que Jamie había sido atrapado en un tonel, el barco apareció a la vista y todo lo demás quedó en el olvido.
Al pasar lentamente para entrar en el muelle, una voz juvenil gritó:
-¡Ahí está! ¡La veo y al tío, y a Febe! ¡Hurra por la prima Rosa!- Y tres hurras pequeños  fueron dados por Jamie mientras permanecía de pie en un poste moviendo los brazos como un molino de viento, entretanto su hermano se aferró a la cola de su chaqueta.
Sí, allí estaba el tío Alec girando su sombrero como un niño, con Febe sonriendo y asintiendo con la cabeza de un lado a otro y Rosa besaba sus manos con deleite para los otros, al reconocer caras y escuchar las voces familiares de bienvenida a su casa.

-Dios la bendiga, querida,  está más bonita que nunca. Parece una Virgen ¿no? ¡Con la  capa azul a su alrededor, y su brillante pelo volando en el viento! - dijo Charlie emocionado mientras observaban  al grupo en la cubierta con los ojos ávidos.

- Las Vírgenes no usan sombreros como ese. Rosa  no ha cambiado mucho, pero  Febe sí, porque ella es una belleza normal - Respondió Archie, mirando con toda su fuerza a la joven de ojos oscuros y con el color brillante y trenzas negras relucientes  que centelleaban al sol.

-¡Querido viejo tío! ¿No les parece bueno tenerlo de vuelta?- fue todo lo  que Mac dijo, pero él no estaba mirando al "tío viejo y querido", cuando él hizo la declaración ferviente, porque él sólo veía a la chica rubia delgada que se acercaba y  extendió sus manos para encontrar las de ella, olvidando el agua verde cayendo entre ellos.

Durante la confusión que reinó por un momento cuando el barco de vapor resguardó sus amarres, Rosa miró hacia abajo a las cuatro caras vueltas hacia arriba que la contemplaban y pareció como si leyera en ellos algo que le complacía y dolía. Bastó sólo una mirada, y sus ojos estuvieron llenos, pero a través de la niebla de lágrimas de felicidad recibió la impresión de que Archie era casi el mismo, que Mac había mejorado decididamente, y que algo andaba mal con Charlie.
No había tiempo para observaciones, sin embargo, porque de un momento a otro la carrera comenzó, y antes que pudiera tomar su bolso de viaje, Jamie se aferró  a ella como un oso joven en éxtasis. Ella con dificultad se liberó de su abrazo para  caer en los más suaves de sus primos mayores, que tomaron ventaja de la excitación general para dar la bienvenida a las niñas en flor con cariñosa  imparcialidad. A continuación, los peregrinos fueron llevados a tierra en una procesión triunfal, mientras Jamie bailaba gigas entusiastas delante de ellos, inclusive en la pasarela.
Archie se quedó para ayudar a su tío a obtener el equipaje a través de la Aduana, y los demás acompañaron a las doncellas a casa. Sin embargo, ni bien se encerraron en un carruaje, una nueva restricción y curiosidad parecía caer sobre los jóvenes, porque se dieron cuenta, a la vez, que sus compañeros de juegos antiguos eran hombres y mujeres ahora. Afortunadamente, Jamie era bastante libre de este sentimiento de  moderación y, sentado cómodamente entre las damas, tomó toda clase de libertades con ellas y sus pertenencias.

-Bueno, mi hombrecito, ¿qué piensa usted de nosotras?- le preguntó Rosa, para romper un silencio incómodo.

-Han crecido muy bonitas, no puedo decidir cuál me gusta más. Febe es la mayor y la que resplandece más, y siempre he sido aficionado a Febe, pero de alguna manera eres tan amable, dulce y preciosa. Tengo que abrazarte otra vez- y el pequeño joven lo hizo tempestuosamente.

-Si me quiere bien, no voy  a dudar ni un poco acerca de su forma de pensar sobre que Febe es la más guapa, porque lo es. ¿No es así, muchachos?-  les preguntó Rosa, con una mirada traviesa frente a los señores, cuyos rostros expresaban una admiración respetuosa que tanto le divertía.

-Estoy tan deslumbrado por el brillo y la belleza que de repente se echó sobre mí, que  no tengo palabras para expresar mis emociones-  respondió Charlie, con galantería para evadir la pregunta peligrosa.

-No puedo decir nada todavía, porque no he tenido tiempo de mirar a nadie. Ahora lo haré, si no les importa.- Y, para gran regocijo de los demás, Mac  se ajustó con gravedad  las gafas y se dispuso a observarlas.

-¿Y bien?- dijo Febe, sonriendo y ruborizándose bajo su mirada honesta, sin embargo, parecía no resentirse como lo haría alguien de la clase señorial ante la aprobación que le hizo responder a la mirada de ojos azules audaces de Charlie con un destello  negro de los suyos.

-Creo que si fueras mi hermana, me sentiría muy orgulloso de ti, porque tu rostro muestra lo que admiro más; la belleza y el coraje, Febe- respondió Mac con una pequeña reverencia llena de respeto genuino de tal manera que la sorpresa y el placer trajo una repentino rocío para apagar el fuego de los ojos de la muchacha y para calmar el orgullo sensible de su corazón.
Rosa se llevó las manos al igual que solía hacer cuando algo le encantaba, y sonrió con aprobación hacia Mac, mientras decía: - Ahora esa es una crítica que vale la pena tener, y  a la que estamos  muy obligados.  Estaba segura de que admiraba a mi Febe cuando la conoció, pero no creí que sería lo suficientemente sabio como para verlo alguna vez, y  ha subido muchos puntos en mi opinión, se lo aseguro.

-Siempre he sido aficionado a la mineralogía, si lo recuerda, y he tenido algunas muestras muy buenas últimamente, por lo que he aprendido a reconocer a los metales preciosos cuando los veo - dijo Mac con su sonrisa astuta.

-¿Ese es el último pasatiempo, entonces? Sus cartas nos han divertido enormemente, porque cada una tenía una nueva teoría o el experimento, y el último fue siempre el mejor. Pensé que el tío habría muerto de la risa sobre la manía vegetariana que era tan gracioso imaginarte viviendo en la leche, pan y las  manzanas al horno y las patatas asadas en tu propio fuego- continuó Rosa, cambiando de tema otra vez.

-Este viejo amigo fue el hazmerreír de su clase. Lo llamaban Don Quijote, y la forma en que se fue contra los molinos de viento de todo tipo era un espectáculo digno de ver- dijo Charlie, evidentemente, sintiendo que Mac había sido una palmadita en la cabeza tanto como era bueno para él.

-Pero a pesar de que el Don llegó de la universidad con todos los honores. ¡Oh,  me sentí orgullosa cuando la tía Jane nos escribió al respecto, alegrándose de que su hijo se mantuviera a la cabeza de su clase y ganara la medalla! -exclamó Rose, sacudiendo a Mac con ambas manos en una forma que provocó que Charlie quisiera  que "el viejo amigo" se hubiese quedado con el doctor Alec.

-Oh, vamos, es una tontería todo aquello de la Madre. Empecé antes que los otros compañeros y me gustó más, así que no merezco ningún elogio. Sin embargo, el Príncipe tiene razón. Yo hice una toma regular de mí mismo, pero en general, no estoy seguro de que mi avena silvestre no fuera mejor que algunas que he visto sembradas. De todos modos, no cuesta mucho, y yo no soy el peor para ellos- dijo Mac plácidamente.

-Yo sé lo que significa " avena silvestre”. Oí al tío Mac decir a Charlie que  estaba sembrándolas demasiado rápido, y le pregunté a mamá, así que ella me dijo. Y yo sé que él fue suspendido o absuelto… no recuerdo de qué, pero era algo malo, y  la tía Clara lloró- añadió Jamie de un tirón, porque poseía un don fatal de hacer comentarios inapropiados, que lo llevaron a ser un terror para su familia.

-¿Quieres ir al box de nuevo?- exigió el Príncipe con una mirada de advertencia.

-No, no quiero…

-Entonces, cierra la boca

-Bueno, Mac no tiene por qué pegarme, porque yo  sólo estaba…- comenzó el culpable, intentando inocentemente hacer menos daño.

-Está bien-  interrumpió Charlie con severidad, y James desapareció, un niño aplastado, consolándose con el  nuevo reloj de Rosa por las humillaciones que sufrió a manos de los "viejos colegas", como él llamó a sus ancianos vengativamente.

Mac y Charlie de inmediato comenzaron a hablar tan fuerte como podían mover la lengua, dándoles todo tipo de temas agradables con tanto éxito, que las carcajadas hicieron que los transeúntes sonrieran con simpatía.

Una avalancha de tías cayeron sobre Rosa tan pronto como llegó a su casa, y para el resto del día la vieja casa zumbaba como una colmena.  La tarde encontró a la tribu entera, recogidos en los salones, con la excepción de la tía Paz, cuyo lugar estaba vacío.
Naturalmente, los ancianos se instalaron en un  sólo grupo después de un tiempo, y los muchachos agrupados cerca de las chicas como mariposas alrededor de dos atractivas flores.


El Dr. Alec era la figura central en una habitación y Rosa en la otra; y la niña, quien había sido  querida y mimada por todos, había florecido en una mujer, y dos años de ausencia habían provocado un curioso cambio en las posiciones relativas de los primos, en especial los tres mayores, que la miraron con una mezcla de afecto y admiración varonil juvenil, que era a la vez nueva y agradable.
Algo dulce y alegre acerca de su encanto despertó su curiosidad, porque ella no era como las otras niñas, y más bien los asustó de vez en cuando por algún pequeño discurso  independiente o acto que hizo que se vieran el uno al otro con una sonrisa, como si  recordaran que Rosa  era la niña del tío.

Vamos a escuchar, como un  deber, lo que los ancianos están diciendo en primer lugar, porque ellos ya estaban construyendo castillos en el aire para los niños y las niñas del hogar.

-Querido hijo, cuan agradable  es  verla  de vuelta y segura, tan bien y feliz y me gusta su aire dulce-  dijo la tía Plenty, cruzando las manos, como si diera gracias por una gran felicidad.

-No me sorprendería si usted encuentra que ha traído una antorcha a la familia, Alec. Dos, de hecho, porque Febe es una buena chica, y los muchachos lo han descubierto ya, si no me equivoco- añadió el tío Mac, con una inclinación de cabeza hacia la otra habitación.
Todos los ojos siguieron a los suyos, y un cuadro muy sugestivo se presentó a la audiencia paterna y materna en el salón de atrás.


Rosa y Febe, sentadas lado a lado en el sofá, habían asumido, evidentemente a la vez, los lugares que fueron destinados a llenar a la derecha de los jóvenes; el brillo y la belleza, por Febe  quién hacía tiempo que había dejado de ser la criada  para convertirse en la amiga, y Rosa lo había dejado en claro y establecido de una  vez.
Jamie ocupó la alfombra, en la que Will y Geordie estaban a gusto, mostrando sus uniformes de la mejor manera, ya que se encontraban ahora en una gran escuela, donde la instrucción militar era el deleite de sus almas. Steve plantado con gracia en un sillón, con Mac  descansando en  la parte de atrás, mientras que Archie se apoyaba en una esquina  baja de la chimenea, mirando a Febe, mientras escuchaba su charla con los labios sonrientes y las mejillas casi tan coloreadas como los claveles en su cinturón.

Pero Charlie era particularmente eficaz, a pesar de que estaba sentado en un taburete de música, intentando una posición que cualquier hombre no dotado de gracia no tendría al mover sus piernas. Afortunadamente, el príncipe había caído en una actitud relajada, con un brazo sobre el respaldo del sofá, su hermosa cabeza se inclinó un poco, ya que monopolizó a Rosa, con un aire devoto y  en su rostro se podía ver una expresión que manifestaba cuánta satisfacción sentía.

La tía Clara sonrió con complacencia; la tía Jessie se quedó pensativa, los ojos penetrantes de la tía Jane se posaron desde el pulcro Steve  hasta los hombros anchos de Mac, con una mirada inquieta, la Sra. Myra murmuró algo acerca de ella: “Caroline bendita", y la  tía Plenty dijo cálidamente:

-¡Bendice a los míos! Cualquier persona puede estar orgullosa de un rebaño tan hermoso como este.

-Estoy lista para ser chaperona tan pronto como usted lo pida, Alec, pues supongo que la niña querida saldrá a la vez, como no lo hizo antes de que usted se fuera. Mis servicios  no se requerirán mucho, me imagino, con sus muchas ventajas, cuando esté en su primera temporada, o ¿me equivoco mucho?- dijo la señora Clara, con guiños y sonrisas significativas.

-Usted debe resolver todas aquellas cuestiones con Rosa. Ya no soy capitán, sólo el  primer oficial ahora, usted lo sabe- respondió el doctor Alec, y agregó con seriedad, casi para sí mismo, la mitad para su hermano-  Me pregunto porque  la gente tiene tanta prisa por "sacar" a sus hijas, como se dice. Para mí hay algo casi patético a los ojos de una niña de pie en el umbral del mundo, tan inocente y llena de esperanza, tan ignorante de todo lo que está delante de ella, y por lo general, tan mal preparada para enfrentar los altibajos de la vida. Nosotros cumplimos con nuestro deber más por los chicos, pero las  pobres mujercitas rara vez son provistas de una armadura  que valga la pena, y tarde o temprano es seguro que la necesitarán, porque cada uno debe luchar contra su propia batalla, y sólo el valiente y fuerte puede ganar.

-No puedes reprocharte el abandono de ese tipo, Alec, porque has cumplido con tu deber fielmente con la niña de George, y yo le envidio el orgullo y la felicidad de tener una hija, porque ella es la de ustedes- respondió el viejo Mac, de forma inesperada traicionando a la clase paterna de los hombres  que rara vez siente ternura por sus hijos.

-Lo he intentado, Mac, y estoy orgulloso y feliz, pero con cada año, mi ansiedad parece aumentar. He hecho todo lo posible para adaptar a Rosa por lo que puede suceder, por lo que puedo prever, pero ahora debe estar sola, y toda mi preocupación es impotente para guardar su corazón del dolor, su vida puede ser triste por errores, o frustrada por los actos de los demás. Sólo puedo estar dispuesto a compartir su alegría y el dolor y ver cómo le da forma a su vida.

-¿Por qué, Alec, lo que la niña vaya a hacer, necesitas mirarlo con  tanta  solemnidad? -exclamó la señora Clara, que parecía haber asumido una especie de derecho de Rosa, ahora.

-¡Vaya! Y que le digo que sí- respondió el doctor Alec, mientras, a Rosa se le oyó decir muy sinceramente:


 -Ahora, todos ustedes han dicho  sus planes para el futuro, ¿por qué no nos preguntan los nuestros?

-Porque sabemos que sólo hay una cosa para una chica bonita que es romper una docena de corazones antes de encontrar uno  al que se adapte, y luego casarse y establecerse- respondió Charlie, como si no hubiera otra respuesta posible.

-Ese puede ser el caso de muchas, pero no con nosotras, para Febe y creo que es tanto un derecho y un deber de las mujeres  hacer algo con sus vidas como los hombres, y no vamos a estar satisfechas con estas piezas frívolas que nos dan -exclamó Rosa con los ojos encendidos. -Siento lo que digo, y no pueden reírse. ¿Estarías contento si te dijera a ti  que disfrutaras un rato, y luego te casaras y no hicieras nada más hasta que mueras?- añadió, dirigiéndose a Archie.

-Por supuesto que  es sólo una parte de la vida de un hombre- respondió decididamente.

-Una parte muy preciosa y encantadora, pero no  para todos- añadió Rosa. -Tampoco debe ser para una mujer, porque tenemos mentes y almas, así como los corazones, la ambición y el talento, así como la belleza y los logros. Y queremos vivir y aprender, así como amar y ser amadas. Estoy harta de que nos digan que eso lo  es todo para una mujer, ser apta para ello. ¡No quiero tener nada que ver con el amor hasta demostrar que soy algo más que un ama de casa y una bebé tierna!

-¡El cielo nos proteja! ¡Aquí los derechos de la mujer con una venganza! -gritó Charlie, empezando con  un fingido horror, mientras que los otros observaron a Rosa con  una sorpresa mezclada de diversión;  era evidente que creyeron que  todo provenía de una explosión de niña.

-Ah, usted no tiene que fingir estar sorprendido, estarás en serio en la actualidad, porque esto es sólo el comienzo de mi fuerte pensamiento- continuó Rosa, sin desalentarse por las sonrisas de buen humor o la burlas de incredulidad en los rostros de sus primos. -He tomado mi decisión de no dejarme engañar por las cosas reales que hacen que una sea buena y feliz, y sólo porque soy una niña rica, juntar las manos e ir a la deriva, como muchos lo hacen. No he vivido con Febe todos estos años en vano. Yo sé lo que el coraje y confianza en sí misma puede hacer por uno, y a veces me gustaría no tener un peso en el mundo para que yo pudiera ir a ganarme el pan con ella, y ser tan valiente e independiente como  muy pronto lo será.
Era evidente que Rosa estaba hablando en serio ahora, a medida que hablaba se volvió hacia su amiga con tal respeto y  amor en su rostro que su mirada le dijo mejor que cualquier palabra, cuán sinceramente la niña rica apreciaba las virtudes que la dura experiencia le habían dado a la pobre chica, y la avidez con que deseaba ganar lo que toda su fortuna no podía comprar para ella.

Algo en la mirada intercambiada entre las amigas impresionó a los jóvenes, a pesar de sus prejuicios, y  en un tono completamente en serio, Archie dijo:

-Me imagino que encontrarás a manos llenas, prima, si quieres trabajar, porque he oído a la gente decir que la riqueza tiene sus problemas y pruebas, así como la pobreza.

-Lo sé, y yo voy a tratar de llenar mi casa también. Tengo algo de capital  para los pocos planes que he hecho, y  ya he comenzado a estudiar mi profesión- contestó Rosa con un gesto enérgico.

-¿Puedo preguntar  cuál es?-  inquirió  Charlie, en un tono de asombro.

-¡Adivina! - y Rosa lo miró con una expresión medio seria, medio alegre.

-Bueno, debo decir que estás equipada con una hermosura, pero como no es, evidentemente,  de tu agrado, me temo que vas a estudiar medicina para ser médico.  Sin embargo, ¿No tendrán los pacientes una estancia paradisíaca? ¿Será fácil morir con un ángel para envenenarlos?

-Ahora, Charlie, con esas bases tuyas, cuando se sabe cómo las mujeres también han tenido éxito en esta profesión y  qué comodidad fue para la querida tía Paz la Dra. Mary Kirk. Yo quería estudiar medicina, pero el tío pensó que no haría bien tener tantos doctores en una familia, ya que Mac piensa intentarlo. Además, me parece que tienen otro trabajo puesto en mis manos  en el que yo estoy mejor preparada.

-Estás lista para cualquier cosa que sea generosa y buena, y yo estoy contigo, no importa lo que hayas elegido- exclamó Mac de todo corazón, porque este era un nuevo estilo de conversación de los labios de una niña, y le gustó inmensamente.

-La filantropía es una profesión generosa, buena y bella, y la he elegido para mí, porque tengo mucho que dar. Yo sólo soy la administradora de la fortuna que  papá me dejó, y creo que, si la uso sabiamente para la felicidad de otros, seré más bendecida que si la guardo toda para mí.
Muy dulce y simplemente, lo dijo, pero era curioso ver las distintas maneras en que  los oyentes lo recibieron.

Charlie dirigió una rápida mirada a su madre, quien exclamó, como a pesar de sí misma: -Ahora, Alec, ¿vas a dejar que derroche la niña una  gran fortuna en todo tipo de tonterías de beneficencia y los salvajes  planes para la prevención de la indigencia y de la delincuencia?





-Los que dan a los pobres prestan  servicio al Señor, y el cristianismo práctico es el que más ama él- fue todo  lo que el doctor Alec respondió, pero silenció  a las tías y provocó incluso en el  prudente tío Mac que pensara con satisfacción repentina de ciertas inversiones secretas que había hecho, que no le prestó interés alguno, sino el agradecimiento de los pobres.

Archie y Mac miraron muy complacidos y le ofrecieron su asesoramiento y asistencia con el entusiasmo de generosos corazones jóvenes. Steve negó con la cabeza, pero no dijo nada, y los muchachos en la alfombra a la vez propusieron la fundación de un hospital para los perros y los caballos inválidos, los ratones blancos, y los héroes heridos.

-¿No te parece que será una mejor manera para una mujer que pasar su vida  bailando, vistiéndose, y con el  marido de caza, Charlie?- preguntó Rosa, observando su silencio y ansiosa por su aprobación.

-Muy bonito por un rato, y muy efectivo también, porque yo no sé de nada más atractivo que una chica dulce, en una pequeña compuerta que va a hacer recados de caridad y glorificando  las casas de los pobres, con una deliciosa mezcla de belleza y benevolencia. Afortunadamente, las almas queridas pronto se cansan de él, pero es divino, mientras dure.

Charlie habló con un tono de admiración mezclado de desprecio, y sonrió con una clase superior de sonrisa, como si comprendiera todos los engaños inocentes, así como los artificios del sexo opuesto y nada más se esperara de ellos. Estaba sorprendida y entristecida Rosa, porque no sonaba como el Charlie que había dejado hace dos años. Pero ella se limitó a decir, con una mirada de reproche y un gesto poco orgulloso de la cabeza y la mano, como poniendo el tema a un lado ya que no había sido tratado con respeto:

-Siento que tengas tan baja opinión de las mujeres. ¿Habrá un momento en el que creas en ellas sinceramente?

-Todavía lo hago, ¡le doy mi palabra que sí! No tiene un admirador más fiel y esclavo en el mundo de lo que yo soy. Sólo tiene que tratar de verlo- exclamó Charlie, galantemente besando su mano como hacía en general con las de su sexo.
Pero Rosa no se aplacó, y se encogió de hombros desdeñosa y ella le contestó con una mirada en sus ojos que a su señoría no le gustó.

- Gracias. No quiero admiradores o esclavos, pero si amigos y ayudantes. He vivido largo tiempo con un hombre sabio, así que soy bastante difícil de satisfacer, tal vez, pero no tengo la intención de bajar mi nivel, y cualquiera que se preocupe por mí debe al menos tratar de vivir conforme a ello.


-¡Vaya! Esta es una paloma airada ¡Ven y suaviza su plumaje erizado, Mac! Voy a esquivarla antes de que haga más daño- y Charlie se alejó hacia la otra habitación; en privado lamentó que el tío Alec hubiera echado a perder una buena chica haciéndola fuerte de mente.

Él mismo quiso volver de nuevo  luego de cinco minutos, porque Mac dijo algo que produjo un ataque de risa, y cuando echó un vistazo por encima del hombro de la "paloma airada" fue arrullado de forma pacífica y agradable que se vio tentado a regresar y compartir la diversión. Pero Charlie se había echado a perder por demasiada indulgencia, y era difícil para él mismo dejar de actuar mal, incluso cuando él lo sabía.
Siempre conseguía lo que quería, tarde o temprano, y desde hace mucho tiempo atrás había decidido que Rosa y su fortuna iban a ser de él, que secretamente estuvo descontento de los nuevos planes y las creencias de la joven, pero halagándose  a sí mismo, pensó que pronto cambiaría al ver lo poco elegante y conveniente que era.
Meditando sobre el futuro maravilloso que había presentado, se acomodó en un rincón del sofá cerca de su madre hasta la aparición de un reflejo ligero causado por ambos grupos que se mezclaron en uno. Tía  Plenty creía un montón en comer y beber, así que la más mínima excusa para una fiesta encantaba su alma hospitalaria, y en esta feliz circunstancia, se superó a sí misma.

Fue durante este banquete informal que Rosa, vagando por la habitación y admirando a uno y a otro,  se encontró con los tres chicos más jóvenes, que estaban teniendo una  pequeña y tranquila pelea, en un rincón apartado.

-Salgan de aquí y déjenme echarles un vistazo- dijo seductoramente, ya que ella predijo una explosión y la vergüenza pública si la paz no se restablecía rápidamente.

A toda prisa se alisaron, los jóvenes caballeros presentaron tres rostros enrojecidos y alegres para la inspección, sintiéndose muy honrados por el comando.

-¡Dios mío, ¡Cómo han crecido ustedes dos! Tan altos, ¡cómo se atreven a pasar mi cabeza de esta manera!- dijo, poniéndose de puntillas para acariciar las llaves que  antes Will y Geordie habían disparado como las malas hierbas, y  que ahora sonreían alegremente hacia  ella que los miraba con asombro cómico.

-Los Campbells son todos finos y altos, y tenemos la intención de ser los mejores del lote. No debería preguntarse si somos igual de altos que el abuelo- observó con orgullo, pareciendo tan joven como un gallo de Shanghái, todo piernas y una cabeza insignificante, que Rosa contuvo su rostro con dificultad.

-Vamos a serlo aún más cuando lleguemos a nuestro crecimiento. Somos más altos que Steve ahora, la mitad de una cabeza, de nosotros- agregó Geordie, con la nariz en el aire.
Rosa volvió a mirar a Steve y con una sonrisa repentina, hizo una seña hacia él. Dejó caer su servilleta y voló a obedecer la llamada, ya que ella era la reina de la hora, y él había anunciado abiertamente su lealtad inmortal.

-Dile a los otros niños que vengan  aquí. Tengo una fantasía por verlos a todos de pie  en una fila y esperando, tal como hicieron ese terrible día cuando casi me daba miedo salir de mi ingenio- dijo ella, riendo al recordarse a sí misma, mientras hablaba.

Llegaron en un  sólo cuerpo y se pararon hombro con hombro, haciendo un imponente conjunto que el joven comandante estuvo bastante intimidado por un momento. Pero ella había visto demasiado del mundo últimamente para avergonzarse por una tontería, y el deseo de ver una prueba de niña, le dio valor para enfrentarse a la línea de la sonrisa de sus primos con dignidad y espíritu.

-Ahora, voy a mirarlos como ustedes lo hicieron conmigo. Es mi venganza sobre ustedes, siete chicos malos que atraparon a una pobre niña y disfrutaron de su alarma. No estoy ni un poco asustada de ustedes ahora, ¡así que tiemblen y tengan cuidado!

Mientras hablaba, Rosa miró a la cara de Archie y asintió con la cabeza; los ojos grises fijos se encontraron con los suyos de manera justa y suavizada, presentando así un cambio, porque  por naturaleza eran los más agudos de su tipo.

-¡Un verdadera Campbell,  seas bendecida!- dijo, y le estrechó la mano de corazón, mientras ella pasaba.

Charlie vino después, y aquí se sintió menos satisfecha, aunque escasamente consciente de por qué, pues, como se veía, se produjo una especie desafiante de flash, cambiando de repente a algo más cálido que la ira, más fuerte que el orgullo, por lo que usó un poco su psicología  y dijo, a toda prisa:

-No encuentro al Charlie que dejé, pero el Príncipe sigue todavía ahí, por lo que veo.

Llegó hasta Mac con una sensación de alivio, se quitó con suavidad su  "destello" como Jamie decía, y miró fijamente a los ojos  azules honestos que miraron hacia ella, llenos de un afecto sincero y amistoso que abrigaba el corazón, que hicieron que sus propios ojos brillaran mientras ella le devolvía las gafas, diciendo, con una mirada y un tono de satisfacción cordial:

-No has cambiado, mi querido y viejo Mac, y estoy muy contenta por ello.

-Ahora, di algo más dulce para mí, porque soy la flor de la familia- dijo Steve, haciendo girar el bigote rubio, que era evidente el orgullo de su vida.

Rosa vio a simple vista que el Dandy se merecía su nombre más que nunca, y rápidamente apagó sus vanidades, respondiendo con una sonrisa provocadora:

-Entonces, ¿el nombre de la flor de la familia es presumido?

-¡Ah, ja! ¿Quién lo tiene ahora?- se burló Will.

-Vamos rápido, por favor-  susurró Geordie, consciente de que llegaría su turno al siguiente.

-¡Vosotros, benditos tallos de frijoles! Estoy orgullosa de que  no crezcan lejos de la vista, o incluso se avergüencen de mirar a una mujer a la cara- respondió Rosa, con una palmadita cariñosa en la mejilla del joven  gigante tímido, tan rojo como las peonías, aunque sus ojos infantiles eran tan claros y tranquilos como lagos de verano.

-¡Ahora yo!- Y Jamie asumió su  aire más viril, sintiendo que no aparecería  la ventaja entre sus altos parientes. Pero estuvo a la cabeza de la clase en la opinión de todos cuando Rosa echó los brazos alrededor de él, diciendo, con un beso:

- Tendrás que ser mi chico ahora que todos los demás son demasiado viejos, y yo quiero a alguien fiel que haga recados para mí.

-Yo… ¡yo me casaré contigo también, si esperas a  que sea mayor! -exclamó Jamie,  y sin perder la cabeza en esta súbita petición.

-Bendito bebé, ¿que está diciendo?- rió Rosa, mirando a su pequeño caballero mientras él se aferraba a su alrededor con fervor agradecido.

-Oh, he oído a las tías decir que es mejor que te cases con uno de nosotros, y mantener así la propiedad de la familia, por eso hablo en primer lugar, porque eres muy aficionada a mí, y amo hacer flexiones.

¡Ay de Jamie! Este discurso terrible había salido apenas de sus labios inocentes, cuando Will y Geordie lo arrastraron fuera de la habitación como un torbellino, y los aullidos de ese muchacho desgraciado se oyeron desde la sala de tortura, donde encerrarlo junto al esqueleto fue uno de los más leves castigos que se le infligieron.

La consternación cayó sobre los infortunados que se quedaron, pero su confusión se terminó pronto, porque Rosa, con una mirada que jamás habían visto en su rostro antes, los despidió con la breve orden:

-Rompan filas, el examen ha terminado-  y se alejó hacia Febe.

-¡Al diablo con ese muchacho! ¡Debes callarlo o aturdirlo! -Charlie furioso e irritado.

-Será atendido-  respondió el pobre Archie, quien estaba tratando de abrir el manual con el poco éxito de la mayoría de los padres y tutores.

-Todo el asunto fue condenadamente desagradable- gruñó Steve, que sentía que no se había distinguido en la participación de la tarde.

-Es la verdad en general- observó secamente Mac mientras él se alejaba con su extraña sonrisa.

Como si sospechara de una discordia en alguna parte, el Dr. Alec propuso música en esta crisis, y los jóvenes consideraron que era una idea feliz.

-Quiero que escuchen a mis dos pájaros, ya que han mejorado enormemente, y estoy muy orgulloso de ellos- dijo el médico, haciendo girar el taburete y sacando los  antiguos libros de música.

-Hubiera sido mejor venir primero, porque después de haber oído al ruiseñor,  no le importará el canario- añadió Rosa, con el deseo de poner  a Febe cómodamente, ya que ella se sentó entre ellos dando el aspecto de una imagen más bien tímida y silenciosa , recordando los días en que su lugar estaba en la cocina.

-Les voy a dar algunas de las  viejas canciones queridas y que solían gustarles tanto. Esta era una de las favoritas, creo yo - y sentándose, ella cantó el aire familiar que llegó primero, y lo hizo muy bien, en una forma agradable, excepto que esto no significa que tuviera una acabada forma.

Dio la casualidad de que "El Birks, de Aberfeldie", le hizo recordar  vivamente el momento en que Mac estaba enfermo y ella  había cuidado de él. El recuerdo le era dulce e involuntariamente su mirada vagó en busca de él.
No estaba muy lejos, sentado como él solía hacerlo  cuando calmaba sus estados de ánimo más abatidos a horcajadas en una silla con la cabeza sobre sus brazos, como si la canción sugiriese la actitud. Su corazón se suavizó cuando miró hacia él, y ella decidió perdonarlo  más que a nadie, porque estaba segura de que no tenía mercenarios planes sobre el  aburrido dinero.
Charlie había asumido un aire pensativo y fijó sus hermosos ojos sobre ella con una expresión de  lícita admiración, que la hizo reír a pesar que todos sus esfuerzos parecían inconscientes de ello. Estaba a la vez divertida y molesta por su deseo muy evidente para recordarle de ciertos pasajes sentimentales en el último año de “su chica y chico” como para cambiar lo que ella había considerado una broma infantil, en serio romance. Rosa tenía unas ideas muy serias del amor y no tenía ninguna intención de ser inducida a coquetear con su  guapo primo.


Así que Charlie con su actitud de desapercibido, estaba algo enfadado cuando Febe comenzó a cantar, y se olvidó por completo de sí mismo en admiración de ella. Les tomó a todos por sorpresa, dos años de formación en el extranjero que añadieron varias maravillas a lo trabajado en casa, y a la hermosa voz que utilizaba para gorjear alegremente sobre las ollas y teteras, que sonó melodiosa, adherida a una música suave que despertó una emoción simpática en los que la  escuchaban.
Rosa se henchía de orgullo cuando ella acompañó a su amiga, para Febe que estaba en su propio mundo, ahora este era uno maravilloso donde no había recuerdos deprimentes del asilo o en la cocina, la ignorancia o la soledad, que  llegaran a molestarla; un mundo feliz en el que pudiera ser ella misma y otras reglas por la magia de su dulce regalo.

Sí, Febe era ella misma ahora, y quedó claro el cambio que se apoderó de ella desde la primera nota musical. Ya no era tímida y callada, ya no tenía la imagen de una chica hermosa, sino la de una mujer en flor, viva y llena de la elocuencia que  su arte le dio, ya que ella sostenía sus manos suavemente juntas, fijos sus ojos en la luz, y sólo derramó su canción sencilla y alegre, como la alondra se alza hacia el sol.

-Mi fe, Alec, ¡Ese es el tipo de voz que gana el corazón de un hombre!- exclamó el tío Mac, limpiándose los ojos después de una de las baladas lastimeras que nunca envejecían.

-¡Sí que lo haría!-  respondió el doctor Alec encantado.

-Lo tiene-  añadió Archie para sí mismo, y él tenía razón, porque justo en ese momento se enamoró de Febe. En realidad lo hizo, y pudo fijar el tiempo casi un segundo, porque a las nueve y cuarto, sólo pensó en una persona joven con mucho encanto, en veinte minutos, la consideraba la mujer más hermosa que jamás había visto, a las cinco y veinte minutos después, ella era un ángel que cantando a su alma perdida, y la mitad después de las nueve, era un hombre perdido, flotando sobre un mar delicioso del cielo temporal en la tierra donde los enamorados usualmente aterrizaban luego de un extasiado arrebato.
Si alguien hubiera mencionado este asombroso hecho, nadie lo hubiera creído, sin embargo, era muy cierto, y el  sobrio, serio Archie, descubrió de repente un  romance en el fondo de su corazón que lo asombró.
Él, al principio, no tenía muy claro lo que le había sucedido, y se sentó en una especie de aturdimiento; viendo, oyendo, conociendo nada, excepto a Febe, mientras que el ídolo inconsciente encontró que algo faltaba en la alabanza cordial, tan modestamente recibida, porque  el Sr. Archie nunca dijo una palabra.

Esta fue una de las cosas notables que se produjeron esa noche. Otra fue que Mac le hizo un cumplido a Rosa, que era un hecho sin precedentes, que produjo una gran sensación, aunque sólo una persona lo escuchó.

Todo el mundo se había ido, excepto Mac y su padre, que estaba ocupado con el médico. La tía Plenty estaba contando las cucharillas en el comedor, y Febe estaba ayudando como antaño. Mac y Rosa estaban solos, aparentemente, en un estudio de color marrón, los codos apoyados en la chimenea, y ella recostada en una silla baja mirando pensativamente el fuego. Estaba cansada, y la tranquilidad para ella era grata, así que guardó silencio y Mac respetuosamente se mordió la lengua.
De pronto, sin embargo, ella tomó conciencia de que la miraba con tanta atención como sus ojos y gafas podían hacerlo, y sin moverse de su actitud cómoda, dijo, sonriéndole:

-Se ve tan sabio como un búho; me pregunto, ¿qué está pensando?

-En ti, prima.

-Algo bueno, espero

-Yo estaba pensando en que  Leigh Hunt estaba en lo cierto cuando dijo:" Una niña es la cosa más dulce que Dios jamás ha hecho”

-¿Por qué, Mac?- y Rosa se sentó de golpe con una expresión de asombro  que  fue como una especie totalmente inesperada de observación para que el filósofo la  hiciera.
Evidentemente interesado en el nuevo descubrimiento, Mac plácidamente continuó:

-¿Sabes?, parece como si yo nunca hubiese visto  una chica antes, o hubiese tenido alguna idea de las criaturas agradables que podrían ser. ¿Me imagino que  eres un espécimen muy bueno, Rosa?

-¡Claro que no! Yo no soy más que cariñosa y feliz, y estar a salvo de nuevo en casa puede hacer que me vea mejor de lo normal, tal vez, pero yo no soy una belleza, excepto para el tío.

-Cariñosa y feliz, como debe ser- hizo eco Mac, con sobriedad al investigar el problema. -La mayoría de las niñas están enfermas o tontas, según he observado, y  es probablemente por eso que estoy tan impresionado contigo.

-De todos los chicos, ¡eres el más extraño! ¿Realmente quieres decir que no te gustan o que no notas a las niñas?- preguntó Rosa, muy divertida con esta nueva peculiaridad de su primo estudioso.

-Bueno, no, yo sólo soy consciente de dos tipos: ruidosos y tranquilos. Yo prefiero lo segundo, pero, como una cosa general, no me doy cuenta de alguno de ellos mucho más de lo que hacen las moscas, a menos que me moleste, a continuación, me gustaría batir una bandera rindiéndome, pero como no sucederá, ¿me escondo?
Rosa se echó hacia atrás y se rió hasta que sus ojos estuvieron húmedos. Fue muy cómico escuchar a Mac hundir su voz a un susurro confidencial en las últimas palabras y ver sonreír con satisfacción pecaminosa el recuerdo de los verdugos que había eludido.

-No necesitas reír como un hecho, te lo aseguro.  A Charlie le gustan las criaturas, pero ellas lo estropean con sus mimos. Steve sigue el juego, por supuesto. Archie es un esclavo del respeto cuando no puede ayudarse a sí mismo. En cuanto a mí, yo no suelo darles una oportunidad, y cuando me agarran, hablo de ciencia y de los muertos hasta que corren por sus vidas. De vez en cuando, me parece sensata, y luego, nos llevamos excelente.

-Una perspectiva triste para Febe y para mí- suspiró Rosa, tratando de mantenerse seria.

-Febe es, evidentemente, de las tranquilas. Yo sé que ella es sensible, o no te preocuparías por ella. Puedo ver que es agradable a la vista, así que me imagino que será como ella. En cuanto a ti, te ayudaré llevándote a lo alto, por lo tanto, estoy un poco ansioso por ver cómo resulta. Tenía miedo que las relaciones exteriores polacas podrían echarte a perder, pero creo que no es así. De hecho, me parece bastante satisfactorio hasta la fecha, si no te importa que lo diga. Sin embargo, yo no sé muy bien lo que es el encanto. Debe ser el poder de la gracia interna, ya que insisten en que no tiene exterior.

Mac la estaba mirando a con una sonrisa astuta en sus labios, pero una mirada bondadosa detrás de las gafas, que se encontró con dos palabras y una mirada muy agradable y respondió alegremente:

-Me alegro de que me apruebes, y  estoy muy agradecida por tu atención hacia mi primera juventud. Espero tener crédito para ti y dependeré de que me mantengas derecha, porque me temo que seré echada a perder entre todos vosotros.

-Voy a mantener mis ojos en ti con una condición- dijo el mentor juvenil.

-Dilo.

-Si vas a tener un montón de enamorados alrededor, me lavo las manos de ti. Si no, ¿yo soy tu hombre?

-Deberías ser un perro pastor y ayudar a mantener a las ovejas, porque yo no quiero un rato y, entre nosotros, no creo que haya ningún caso  porque se sabe que soy fuerte de mente. Este hecho va a asustar a la mayoría de los hombres a la distancia, como una bandera amarilla- dijo Rosa, porque, gracias a la tutela del Dr. Alec, no había perdido el tiempo ni el corazón en flirteos tontos  como tantas chicas desperdiciaban su juventud.

-¡Hum! Lo dudo bastante- murmuró Mac mientras inspeccionaba a la joven delante de él.

Ella ciertamente no parecía desagradablemente fuerte de mente, y  era hermosa a pesar de sus  modestas negaciones. Hermosa, con el verdadero tipo de belleza, con la nobleza de carácter  que prestó su sutil encanto en la flor de la juventud, la frescura de la salud, la inocencia de una naturaleza juvenil dulce, que Mac sentía, pero no podía describir. Suave, pero llena de espíritu, y brillante con la seriedad que sugiere posibilidades preciosas y forman una esperanza de que esas flores humanas pueden tener el aire más puro del cielo y el sol más cálido para florecer.

-
Espera y verás- respondió Rosa, entonces, mientras la voz de su tío se oía en la sala, ella le tendió la mano, y añadió amablemente: -Los viejos tiempos son para comenzar de nuevo, así que ven pronto y dime todos tus hechos y ayúdame con los míos tal como solías hacer.

-¿Lo dices en serio?- Y Mac parecía muy contento.

-Realmente lo creo. Estás tan poco alterado, excepto para crecer grande, que no me siento nada extraña contigo y ¿quieres empezar donde lo dejamos?

-Ese será el capital. Buenas noches, prima- y para su gran asombro, le dio un beso cordial.

-Ah, ¡pero eso no es una vieja manera en absoluto! -gritó Rosa, dando un paso atrás en una feliz confusión, aunque en esa juventud audaz asumió un aire de leve sorpresa cuando  él inocentemente le preguntó:

-¿No decíamos siempre las buenas noches de esta manera? Tenía la impresión de que  lo hemos hecho e íbamos a empezar  de la misma forma en que lo dejamos.

-Por supuesto que no. Ningún poder sobre la tierra me habría sobornado a hacerlo, como sabes muy bien. No me importa la primera noche, pero ¿eres demasiado mayor para ese tipo de cosas ahora?

-Lo recordaré. Fue la fuerza de la costumbre, supongo, porque yo estoy seguro de que lo hemos hecho en tiempos pasados, parecía tan natural. ¡Ven, Padre!- se retiró Mac, evidentemente convencido de que tenía razón.

-¡Querida cosa vieja! Él sigue tan niño como siempre, y eso es un consuelo, porque algunos de los otros han crecido muy rápido- se dijo Rosa a sí misma, recordando los  aires sentimentales de Charlie y la expresión beatificada de Archie, mientras Febe cantaba.

28 comentarios:

  1. muchisimas gracias, estamos muy contentas con el regalo, Nadir cumple años el martes asi que a este lo toma como un adelanto. un abrazo y un beso grande de parte de Nadir y su mama.

    ResponderEliminar
  2. Es un placer, descuida ^^
    Y me alegra que le guste, yo sólo seguiré y seguro que este próximo martes le cae otro capítulo de regalo =)
    Que estén bien

    ResponderEliminar
  3. hace AÑOS que estoy buscando este libro! lo leí de pequeña y quería releerlo! no sé ni cómo llegué aqui! gracias!! silvanafeijoo@gmail.com

    ResponderEliminar
  4. Gracias, gracias por traducirlo, tu traducción es mil veces mejor que la del libro viejo que yo tengo (que fue adaptado para mentes juveniles...) y al fin leeré la versión mejor. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  5. Hola:

    Muchas gracias por tu comentario, eres muy amable. Tengo el archivo guardado, ojalá pases de nuevo, sólo déjame tu correo y apenas pueda te lo envío.

    ^^

    ResponderEliminar
  6. Hola!! Es el libro completo? No lo he leído pero me gustaría hacerlo. Me podrías pasar el archivo también o decirme donde lo puedo conseguir por favor?. Luisa May Alcott es de mis autoras favoritas, de niña leí Mujercita, Hombrecitos y Ocho Primos y quiero leer los que me hacen falta. Gracias!
    Mi correo es: lucas_1606_lucas@hotmail.com

    ResponderEliminar
  7. Buenas noches:
    Hice yo la traducción hace un tiempo para una niña, cómo escribí en cada entrada de los 22 capítulos.
    Si gustas, puedo darte toda la colección que tengo de los libros de Louise May Alcott en español. Hay otros que tengo, pero sólo los he conseguido en inglés.
    Te enviaré éste enseguida.
    Saludos y gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  8. Hola!! Llegué acá buscando este libro. Intenté bajarlo pero no lo encuentro. Lo leí de niña y me encantaría que mi hija también lo leyera. Le conseguí casi todos y me falta este.
    Podrías decirme dónde lo puedo conseguir?
    Muchas gracias por tu dedicación y esfuerzo.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola Rina, llevo buscando este libro hace mucho tiempo, se me extravió en una mudanza, por favor, por favor, dime como obtenerlo. Gracias

    ResponderEliminar
  10. Buenas noches:
    Disculpa no haber respondido, ya no tengo mucho tiempo para entrar al blog.
    Pues, yo tengo el pdf guardado; habría dejado un link de descarga, pero inclusive con libros sin derechos de autor, un "gracioso" me los denunció.
    Pero si vuelves a pasar por acá, déjame tu correo y yo lo enviaré.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  11. Gracias Rina por contestarme, envìa por favor a tyleti_kp@hotmail.com, bendiciones, me dejas con la emociòn de poder volver a leer esa hermosa obra de Louisa M.A..

    ResponderEliminar
  12. Disculpa la demora. Es un agrado ^^
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Hola, seria mucha molestia si por favor me enviaras este libro, Rosa en flor, a mi correo. castorquiza@yahoo.com.ar

    Desde ya muchas gracias.

    ResponderEliminar
  14. Por favor me gustaría leer el libro me puedes enviar a este correo peckel21@gmail.com.Muchas gracias

    ResponderEliminar
  15. Hola. Me gustaría releer este libro y no lo consigo por ninguna parte. Podrás enviarme el pdf? mi correo es cynbdiaz@gmail.com. Muchas gracias! Saludos

    ResponderEliminar
  16. Hola Rina, mi nombre es Lucy y llegué aquí buscando este libro, y me encantaría poder leerlo. Por favor, si pudieras enviarmelo te lo agradecería mucho. Mi correo es lucyrp23@yahoo.es
    Gracias desde ya.

    ResponderEliminar
  17. Rina gracias por este capítulo, leí el libro Rosa en Flor cuando tenía 14 años, es decir hace muchos años y al leer ahora me he dado cuenta que lo había olvidado y que me gustaría mucho leer otra vez el libro completo, pero no lo he encontrado. Mi correo es : antonieta4@gmail.com

    ResponderEliminar
  18. Rina, por favor podrías enviarme el pdf de Rosa en flor. Gracias
    martapglr@gmail.com

    ResponderEliminar
  19. Rina, por favor podrías enviarme el pdf de Rosa en flor. Gracias
    martapglr@gmail.com

    ResponderEliminar
  20. Hola Rina.Buscando este libro he llegado a esta página.Lo leí de pequeña,pero tu traducción es mucho mejor. Me lo podrias mandar a maguilera1959@hotmail.com? Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  21. Me recomendaron este libro hace poco y lo he buscado por todos lados. ¿Sería demasiada molestia si te pido que me lo envíes? dark.lace.lady@gmail.com
    Mil gracias

    ResponderEliminar
  22. Podrias enviarme el pdf de Rosa en Flor? te lo agradecería muchísimo. Viriannadusklight@gmail.com
    Muchas gracias de antemano

    ResponderEliminar
  23. Hola Rina, sabes llegue aqui al buscar este libro de mi infancia que mi hermana mayor me leia, hoy tengo 51 años y me encantaria que mis nietos tengan la oportunidad de leerlo, te pido por favor si prodrias enviarme el pdf Rosa en Flor a mi correo redfiama@hotmail.com, te lo agradeceria muchisimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches:
      Ya te envié el libro. Gracias por comentar, es algo que me agrada mucho, el conocer a otras personas que, al igual que yo, leyeron o les leyeron a esta buena autora.
      Saludos ^^

      Eliminar
  24. Buenas tardesme podes enviar el libro a mi casila de correo????,muchas gracias,Lechuzadesplumada@yahoo.com.ar

    ResponderEliminar
  25. Hola!! Podrías por favor enviarme el libro completo a mi mail? Me ha encantado la traducción y tenía muchas ganas de volver a leerlo! Si podés mándame otros títulos que tengas de Alcott, muchas gracias! guadalupemendoza1711@gmail.com

    ResponderEliminar